lunes, 7 de septiembre de 2020

Si el representante de Willie Mays escribió o grabó un archivo con un discurso de felicitación a Albert Pujols para difundirse una vez el toletero dominicano alcance en cuadrangulares al considerado jugador más completo de la historia es probable que haya que pasar un rato buscando ese documento, ya sea en un computador o en un móvil.
Ya ha pasado más de un mes desde que Pujols se colocó a un palo de cuatro bases de Mays para igualar en el quinto lugar en la lista de todos los tiempos con 760. A Danilo Medina le quedaban 12 días como presidente, las notas que robaban protagonismo al COVID-19 en las portadas y redes eran el paradero desconocido del rey Juan Carlos y la explosión en un puerto en Beirut que ocasionó cientos de muertes.
Pujols despachó su tercer vuelacercas de la campaña el cuatro de agosto ante los Marineros. Desde entonces los Angelinos han disputado 31 partidos, pero el slugger criollo juega su penúltima temporada compartiendo la inicial con un jugador sin pedigrí y de escasa proyección como Jared Walsh (selección 1185 del draft de 2015 y que lanza de forma ocasional).
En el tramo mencionado, el Hombre, ya con 40 años y 2,850 juegos en su espalda, solo ha visto acción en 20 encuentros, donde ha agotado 74 turnos, con 19 imparables, de ellos seis dobles.
Un pelotero con el recorrido de Pujols, que en su primera década almacenó un enorme activo ofensivo que le ha permitido mitigar una de las peores debacles en el tramo 30-40 años, tiene su apellido entre leyendas y los mitos que ha superado este último mes han hecho mejor llevadero el slump.
De ahí que con las 12 vueltas que ha empujado en medio de la falta de jonrones superó a Alex Rodríguez por el tercer lugar de la historia (ya tiene 2094), en dobles a George Brett por el sexto puesto y solo necesita dos para dejar atrás a Craig Biggio (668).
La semana pasada se convirtió en el quinto jugador en llegar a las 5,900 bases alcanzadas, solo detrás de Hank Aaron (6,856), Stan Musial (6,134), Mays (6,066) y Barry Bonds (5,976).
¿Acabado? No tan rápido
Muchos de los que se acostumbraron al Pujols de los Cardenales, que construyó una carrera de inmortal con promedió de .328, 40 jonrones, 121 empujadas y 7.9 WAR en 11 campañas, se resisten a ver por primera vez en dos décadas al Príncipe Albert con un average de por vida por debajo de los .300.
Ahora que atraviesa una prolongada sequía jonronera preguntan si se ha agotado para siembre el combustible de una Máquina que forma parte de un club sagrado y que solo ese bajón en la segunda mitad de su carrera puede ser argumento para separarlo de la unanimidad en su ingreso a Cooperstown.
Sin embargo, Pujols ha tenido tres rachas más prolongadas que esta sin enviar una pelota fuera del terreno.
La más larga y más reciente se produjo en 2012, cuando aterrizó en Anaheim. El de Cristo Rey vio pasar 27 partidos sin pegar de jonrón entre el seis de abril y cuatro de mayo. Fueron 108 turnos, en los que pegó 21 hits y ocho dobletes antes de que cayera su primer palo vestido como un Angels.
Antes que ese el mayor tramo se produjo 2007. Entre el 15 de junio y el ocho de julio, uniformado de Cardenal, vio pasar 22 choques sin un trancazo, periodo en que visitó el plato 99 veces y agotó 73 turnos con 24 hits, de ellos cuatro dobletes.
Su hoja en Baseball-Reference también registra dos tramos de 21 desafíos en blanco en la casilla de jonrones. Hubo uno entre el 11 de septiembre y cuatro de octubre de 2009 (73 turnos) y otro entre el 10 de julio y cinco de agosto de 2014 (88 visitas a la goma).
También hay tres rachas de 18 juegos sin cuadrangulares, una muestra de que hasta los mejores de siempre están expuestos a ese virus que suele neutralizar a los bateadores.



CREDITOS A DIARIO LIBRE.