lunes, 24 de agosto de 2020

Una fecha inédita, una amenaza constante, una carrera sin referencias. Retrasado dos meses por la pandemia de coronavirus, el Tour de Francia suma interrogantes antes de su inicio el sábado en Niza (sur) con un trío de favoritos: el colombiano Egan Bernal, el esloveno Primoz Roglic y el local Thibaut Pinot.
Las mascarillas se imponen en la mayor carrera del mundo. En sentido propio entre el público, invitado a guardar cierta protección debido a la situación sanitaria, y en sentido figurado en el pelotón, por las numerosas dudas.
“Es un Tour diferente, en una situación completamente particular”, dijo su director, Christian Prudhomme, quien desde abril y la decisión de aplazamiento multiplicó las reuniones “con las instancias deportivas y las autoridades del país”.

CREDITOS A DIARIO LIBRE