lunes, 3 de agosto de 2020

El nuevo acuerdo laboral entre la Federación Nacional de Peloteros Profesionales (Fenapepro) y la Liga de Béisbol Profesional de República Dominicana (Lidom) contó con el empuje de años de experiencia, no solo de Erick Almonte, presidente del sindicato, sino también de exjugadores que lo acompañan en sus funciones, como Esteban Germán y Quilvio Veras.
Los dos ayudaron a convertir en letras lo que vivieron en carne viva a través de sus carreras en la pelota invernal dominicana.
“Tanto Erick Almonte, como Julio Lugo, Luis Polonia, Félix Fermín, Esteban Germán, todos esos peloteros durante todos esos años hemos tenido lo mismo y todo eso influyó para un mejor trato”, analizó Veras, refiriéndose a las mismas condiciones que por años vivieron en el trato del pelotero, en lo personal, como en los distintos parques de pelota.
Ambos integrantes de la directiva de Fenapepro fueron entrevistados por separado por Diario Libre. Veras jugó nueve temporadas con las Águilas Cibaeñas (5) y Leones del Escogido (4) y Germán de sus 16 vistió la camiseta de los Azucareros del Este (14) y con los Leones (2).
“A mí lo que me motivó más es que jugué 16 años en la liga y vi muchas cosas ahí que tenían que mejorar”, señaló Germán. “Conociendo otras ligas, y dije wao, si tenemos una de las mejores ligas, entendimos que podíamos mejorar”.
Los clubhouses
Germán y Veras tocaron parte de los temas que más les impactaron, por separado y se refirieron a los clubhouses. “Tenemos algunos clubhouses que están en las mismas condiciones, yo tengo alrededor de 15 años que me retiré (lo hizo en 2003) y tenemos las mismas cosas”, concluye Veras sobre este tema.
Germán fue más extenso sobre el tema. Refiere que en el proceso del acuerdo, los que seguían el tema quedaron anclados en la agencia libre, cuando también está los clubhouses de visitantes, de los cuales sugiere “que sean más cómodos”. Y agrega: “Hay estadios, no voy a mencionar nombre, que dan pena. Si no te bañas de primero, no te puedes bañar porque están tapados, de tres funciona un solo”.
Eso afecta la liga, pues “cómo un Grandes Ligas como Robinson Canó va a jugar aquí, se va a bañar y no hay agua caliente”.
Se podría criticar que “nacieron pobres, pero tienen varios años cómodos”; es como volver a “bañarse con jarrito”. Planteó que “los gringos no se bañan (en los clubhouses de visitantes), por el tema del agua fría, están acostumbrados al agua caliente”.
Veras sostiene que “hay cosas que deben de cambiar; desde hace 15 años es lo mismo”. Y una es aumentar la cantidad de peloteros con seguro de salud y así cuando el jugador se retire “sepa que la Federación está ahí”, dice Germán. Y es que “hay muchos peloteros que están retirados desde hace muchos años y tienen malas situaciones” con respecto al seguro, que está limitado en cantidad de personas, dice Veras.
Lenguaje beisbolero y talleres
Esteban Germán fue víctima del 10 por ciento que los equipos pagaban a los importados en el draft de postemporada (nativos e importados), el cual ahora será unificado. Él trabajó para que eso cambie. “Eso me da gran satisfacción. No lo disfruté, pero puse mi granito de arena para que hoy los muchachos al ser drafteados no tengan ni que ir a la oficina a pelear eso, su 10 por ciento está ahí. Es una familia”, dijo. Otro punto es que “hay presidentes de equipos que no manejan el lenguaje de los peloteros y el año pasado hubo confrontación con un equipo de la capital, porque no hubo manejo. Hubo un jugador que estaba molesto, porque no había un lenguaje beisbolero”, al punto que ya no era solo el tema salarial, si no la forma de hablar del dueño, que si tienen los gerentes, porque jugaron pelota. Germán anunció también que se harán actividades durante el torneo en la Federación. “Vamos a invitar a peloteros y a exjugadores a ver los partidos”, dice. También propone “talleres gratis” para peloteros “released”, ya sea de árbitros, terapeutas o entrenadores físicos, así “los peloteros que quieran salir a camino y seguir en el mundo del béisbol, lo pueden hacer”.



CREDITOS A DIARIO LIBRE.