miércoles, 18 de diciembre de 2019


Conquistar un campeonato para cualquier equipo se convierte en un reto para la campaña siguiente, pues sus restantes rivales persiguen destronarlo, aun cuando todo el mundo comienza la campaña desde cero.

Las Estrellas Orientales, que la pasada contienda se desbordaron en todo San Pedro de Macorís, y más allá, luego de ganar por primera vez en 50 años, dejaron de ser candidatos a repetir luego de caer 5-3 ante las Águilas Cibaeñas el pasado lunes en San Pedro de Macorís.

De seguir con vida, tuvieran la oportunidad de convertirse en el conjunto número 19 que repite una corona en la pelota invernal dominicana, lo que quiere decir que en la historia del béisbol local un 29 por ciento de los equipos se ha coronado de corrido en 66 temporadas, con la actual incluida.

En cambio, las Estrellas pasan de manera indefectible a ser candidatos a sembrarse como el octavo equipo que de campeón concluye en el sótano la campaña siguiente.

Leones del Escogido ha sufrido esa pesadilla entres ocasiones, los Tigres dos y los Azucareros del Este y Gigantes del Cibao en una ocasión.

Un pobre inicio de marca de 3-7 en sus primeros 10 partidos, comenzó a vislumbrar lo que sería de este conjunto en este campeonato. En ese tramo tuvieron una racha de cinco derrotas.

¿Qué ocurrió en sus siguientes 10 partidos? Tuvieron registro de 2-8 y eso marcó el fin de su mánager Fernando Tatis, lo que destapó amarguras entre su estratega campeón y la gerencia petromacorisana.

Tigres del Licey tuvo algo que ver con eso, ya que ambos conjuntos disputaron una serie de tres partidos -entre 6 y 8 de noviembre- y los verdes contaron todos esos encuentros por derrota, aunque el del día 8 dirigía ese encuentro Rafelín Ramírez, en calidad de capataz interino y a partir de ahí, de forma específica, el 10 de noviembre, se hizo cargo su actual mánager, el venezolano, José Alguacil.

Vecino heredero

A las Estrellas, sin incluir el partido de anoche, le restan dos partidos de serie regular. Con una marca de 20-28, al comenzar el día de ayer, vieron a los Gigantes del Cibao (19-28) en el último puesto de la tabla clasificatoria. Esa posición todavía permanece indefinida. La única que está asegurada es la cima, que pertenece a los Toros del Este (32-16, sin incluir la fecha de anoche).

Los Toros es el conjunto subcampeón de la pasada contienda al caer en la final, ante las Estrellas, sus vecinos del Este, y en ese sentido tienen por delante un reto muy singular, ya que luego de que se produjo la expansión, la temporada 1983-84, solamente en cinco ocasiones vecinos regionales han repetido.

Y en ese grupo nunca han estado involucrados Toros y Estrellas, un círculo en el que en realidad solo Leones y Tigres son los responsables de las cinco ocasiones en que los vecinos regionales se coronen de forma consecutiva.

Eso deja en blanco, además a los vecinos de la región del Norte o Cibao que une a las Águilas y a los Gigantes.

En esa tarea, los Toros, si es que llegan a la final y ganan la corona, entonces será el conjunto número |8 que rebota de un subcampeonato a apropiarse de una corona. Eso es tarea pendiente para otra sinopsis posterior.