lunes, 16 de diciembre de 2019


Ahora que finalizaron los IX Juegos Escolares Deportivos Nacionales es momento de mirar hacia el futuro con el objetivo de completar tareas pendientes sobre estas olimpíadas formativas.

La zona metropolitana levantó el sábado el trofeo de campeón, después de sumar 133 medallas (60/35/38), delante de Monte Plata 121, (38/44/39) y tercero Noroeste con 81 (29/21/31).

No es para quedarse ahí. La misión exigente, pero con resultados agradables, si así se cumple, convertirá el sueño que tanto se he pregonado, pero todavía distante de la realidad anhelada en términos de resultados deportivos.

“Hay que estar claro que en República Dominicana hay dos deportes que están al unísono con el deporte escolar, que son baloncesto y voleibol”, señala el medallista olímpico en taekwondo en los Juegos de Pekín 2008, Gabriel Mercedes.

Esa consideración refleja una debilidad del deporte escolar, la que tanto el Ministerio de Educación (Minerd) como el Ministerio de Deportes (Miderec) se han comprometido a enfrentar mediante acuerdos firmados. Las instalaciones deportivas están diseñadas de forma básica para esos dos deportes, no así para otros, incluso enlistados como curriculares del deporte escolar.

Si se trata de juegos escolares se sugiere que tomaron las bases o iniciación deportiva en sus respectivos centros docentes. Sí, en el menor de los casos y no en sentido general. Ocurre con los deportes de combate. El judo, taekwondo, boxeo y la lucha, por ejemplo, no son practicado de forma masificada en las escuelas. Los chicos aprenden en clubes de esos deportes, registrados en muchos casos en las asociaciones deportivas de sus respectivas provincias.

Aquí Mercedes lanza una interrogante: “Si no hay piso de judo o taekwondo, ¿cómo le enseñas judo y taekwondo sin los pisos correspondientes?”.

Cuba y Dominicana

El punto de partida para Minerd-Miderec es ese. El parámetro más cercano que observamos es el de Cuba, donde se produce un seguimiento de los niños. Todo comenzó con su modelo de Escuela de Iniciación Deportiva Escolar (EIDE), lo que llamamos en Dominicana los Centro de Iniciación Deportiva Escolar (CIDE); en la vecina isla comenzó en 1977 y aquí en 2006, siendo Daniel Lara el director del Instituto Nacional de Educación Física.

En Cuba existe una EIDE en cada provincia y municipio de relieve y en el país funciona un CIDE en Bayaguana, el de mayor resultado, y de manera tímida otro en Moca (Espaillat). La esperanza es que se funde otro en Monte Plata como municipio cabecera, a raíz de los Juegos Escolares 2019.

“Aquí se debe de crear una federación escolar de deporte”, plantea Gabi y eso “porque no es justo que las federaciones pongan sus reglas si no preparan a los niños”.

A eso se suma que las federaciones tampoco ofrecen un real seguimiento del talento escolar, ya que su verdadera fuerza está en los clubes de sus asociaciones.

Otros puntos

-Monte Plata es la gran ganadora, nunca una sexta zona había sumado tal cantidad de metales y la metropolitana se complicaría en unos juegos en los que Monte Plata, la provincia de mayor resultado de iniciación deportiva del país, vaya junto al Este.

-En el deporte escolar las marcas que tanto se promueven no es lo básico; es la formación escolar-deportiva del infante.

-Los directores técnicos de los torneos escolares de los juegos y sus árbitros deben de surgir de los mismos monitores escolares, que debe de formar el Inei

-El seguimiento exige más compromiso, en realidad es muy poco el talento aportado o surgido de los juegos.

-No se debe confundir un atleta que compite en unos juegos estudiantiles a uno que conoció su deporte en la escuela.

-Lo importante no es la medalla, ni la materia prima, sino que el niño siga estudiando, sugiere Mercedes.

-Se debe de construir un multiuso o aula de deportes de combate, que tenga todos los pisos correspondientes.