miércoles, 2 de octubre de 2019


Larysmer Martínez Caro se halla en el proceso de labrar su nombre en el muro del voleibol dominicano y dos competencias de nivel mundial en 2019 le han servido de catapulta en su consistente esfuerzo por demostrar sus habilidades para jugar en la posición de libero.

La anual Liga de Naciones y la cuatrienal Copa del Mundo, eventos élites dentro del portafolio de la Federación Internacional de Voleibol (FIVB), han sido el marco de acción donde la sobresaliente atleta se ha revelado como una estrella en ciernes.

Nativa de Villa Altagracia, la jugadora de 5-7 de estatura y próxima a cumplir 23 años, Larysmer es un producto genuino del Proyecto Femenino de la Federación Dominicana de Voleibol que preside Cristóbal Marte Hoffiz.

Sus prolongadas jornadas diarias de extenuantes prácticas y ejercicios, que han abarcado viajes de ida y vuelta desde y hacia su pueblo natal, comenzaron a dar señales de frutos hace cuatro años cuando en 2015 Martínez formó parte de un plantel histórico.

Ella fue una de las integrantes del seleccionado nacional que se coronó campeón mundial en la categoría juvenil (Sub-20) durante la edición que tuvo lugar en varias ciudades de Puerto Rico. Y en el evento que culminó en Caguas, Larysmer fue la cuarta mejor defensora en el torneo de 20 equipos.

Dos años más tarde, en el Campeonato Mundial Sub-23 celebrado en Eslovenia, la libero ayudó al combinado nacional a un honroso cuarto lugar.

La ausencia por maternidad de la estelarísima Brenda Castillo fue la circunstancia que en 2019 le abrió las puertas al equipo mayor y a tomar parte en la Liga de Naciones, el evento principal anual que lleva a cabo la FIVB donde intervienen 16 equipos.

UN APUNTE

Evento
El bienal Torneo Continental NORCECA a celebrarse del 6 al 14 de octubre en San Juan, Puerto Rico es el próximo escenario a la vista para que Larysmer Martínez Caro continúe con su marcha ascendente hacia el firmamento del voleibol dominicano.