miércoles, 4 de septiembre de 2019



Cantón (China), (EFE).- Puerto Rico cumplió su sueño y, tras 17 años de espera, sacó su billete para la segunda fase de un Mundial gracias una trabajada victoria ante Túnez, campeona de África, a la que tumbó con una nueva remontada y un triple final de Gary Browne que desató la locura en el Guangzhou Gymnasium de Cantón (67-64).

Como hicieron ante Irán en su debut mundialista, los triples finales permitieron salvar un choque que se les puso muy cuesta arriba. En esta ocasión golpeó primero David Huertas, el héroe ante los persas, y remató la faena, a cinco segundos del final, Gary Browne con la canasta ganadora.

Los caribeños no empezaron de la mejor manera. Intimidados de inicio por Salah Mejri, sus pérdidas en ataque se sucedían y permitían a los tunecinos, mejor plantados sobre la pista, castigarles con canastas fáciles al contraataque que se tradujeron en sus primeras ventajas.

Poco a poco, se fueron desperezando los de Eddie Casiano de la mano de un inspirado Jorge Bryan Díaz, autor de siete de los once primeros puntos de una selección que, con el paso de los minutos, fue mejorando su defensa, dominando el rebote y se puso por delante al final de un igualado primer cuarto, coincidiendo con la aparición en ataque de Huertas (19-18, min 10).